Deporte y DesafíoNoticias

Terminan los Divercamp, los campamentos urbanos de verano de la Fundación Deporte y Desafío

  • Gracias a @EnAccionBankia, un total de 63 niños y jóvenes con discapacidad han disfrutado este verano de unos campamentos diferentes.

La Fundación Deporte y Desafío cierra su proyecto ‘Divercamps’, campamentos urbanos de verano dirigidos a niños y jóvenes con discapacidad, organizados en junio, julio, agosto y septiembre, gracias a la colaboración de Bankia, entre otras entidades.

 

Un total de cinco campamentos, de una semana de duración cada uno en horario de 9h a 15h, han tenido lugar en el Club Deportivo Somontes y han contado con alrededor de 60 participantes con discapacidades de todo tipo, tanto físicas como psíquicas o sensoriales, que la Fundación ha seleccionado de entre todas las que habían mostrado su interés por participar.

 

En cada campamento, el grupo de participantes ha estado bajo la compañía de monitores y voluntarios/as de la Fundación Deporte y Desafío, que les han ayudado a desarrollar las actividades y deportes tan diversos como el vóley, el beisbol o el bádminton, talleres de reciclaje o de ciencias y la piscina.

 

A través de estos campamentos, pese a la nueva situación que se está viviendo en estos momentos a causa de la pandemia, Deporte y Desafío intenta incidir en la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad, ofreciéndoles un espacio de ocio seguro, que les permita volver a realizar actividades donde restablecer las relaciones sociales, a la vez que proporciona respiro familiar a las familias que en muchas ocasiones han tenido situaciones complicadas y ven en estos campamentos un lugar ideal para que sus hijos pasen el tiempo entre iguales y disfrutando de la actividades bajo unas medidas higiénicas que permiten su organización de una forma segura.

 

Los objetivos esenciales que buscan estos periodos de interactuación entre personas con y sin discapacidad son, entre otros, el dotar de motivación suficiente a cada participante para que supere las posibles barreras que su discapacidad le puede poner, ofreciéndole una alternativa al entorno y a las actividades diarias con la finalidad de fomentar en ellos nuevas actitudes y capacidades, además de restablecer, de alguna manera, el ocio y los espacios después de los momentos de confinamiento vividos.